Aquí está la razón del por qué no se debe llevar teléfono celular en el bolsillo…

Los teléfonos celulares hoy en día han tomando gran relevancia, ya que estos se han convertido en oficinas móviles y cada vez dependemos más de ellos.

Pero detrás de esta cotidianidad se esconde un peligro latente para la salud, que aunque suele pasar desapercibido, es real. Médicos de la organización rusa «Liga de salud de la nación» advierten del peligro que representan estos dispositivos para el sistema nervioso del ser humano.

A continuación te decimos cuales son los peligros de llevar siempre con nosotros el teléfono celular.

Los peligros de llevar el teléfono celular en el bolsillo

Seguramente te preguntarás, ¿qué tan grave sería llevar el celular sobre el cuerpo? Pues bien, el peligro radica en la acción de los campos electromagnéticos sobre el sistema biológico. Puede provocar efectos de retardo y degeneración en el sistema nervioso central, además de predisponer otras enfermedades como la leucemia, el cáncer cerebral, y trastornos hormonales entre otros.

Los teléfonos celulares han estado en uso generalizado cerca de una década. Pero hay que tener presente que los efectos, a los que se hace referencia (los tumores), son efectos a largo plazo. Les puede tomar de hasta dos veces de este tiempo para desarrollarse. La gravedad de este problema consiste en que pocas personas lo conocen, y que aún existe poca conciencia sobre el daño que pueda causar a la salud del ser humano.

La radiación electromagnética, emitida por celulares, entra en contacto directo con la cabeza. La profundidad a la que penetran las ondas en el cuerpo, depende de la frecuencia. Para las emisiones de baja frecuencia (del orden de kilohercios), el cuerpo humano actua cual si fuera transparente, por lo que los efectos de la radiación son insignificantes.

Pero ante las frecuencias más altas, como es el caso de los teléfonos móviles, la radiación comienza a ser absorbida por los tejidos, en unos pocos centímetros de profundidad a partir de la piel. Los estudios realizados por Dr. Om Gandhi, confirman que el nivel de la penetración de la radiación en el craneo infantil es incomparablemente mayor que en el caso de un adulto.

Precisamente por eso, las ondas electromagnéticas resultan aún más dañinas en niños y mujeres con un embarazo avanzado, por lo que se les recomienda acortar las conversaciones de sus teléfonos celulares tanto como sea posible.

Es necesario recordar que la formación y el desarrollo del cerebro infantil continúa hasta los 15 años, y teniendo en cuenta que ya se han comprobado alteraciones en los ADN, expuestos a ondas electromagnéticas de bajo nivel, es sumamente importante limitar el uso de celulares a los niños y jóvenes menores de 15 años.

Los expertos de la «Liga de salud de la nación» recomiendan que es mejor tener 5 conversaciones de 1 minuto de duración cada una, que una conversación de 5 minutos seguidos. Recomiendan, además, respetar un intervalo de al menos 15 minutos entre las llamadas. ¡COMPARTE!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *