Importantes Hallazgos Sobre la Vitamina D. Aquí los Detalles.

La vitamina D es un nutriente que se encuentra presente en ciertos alimentos y que es altamente necesario para la salud y mantener los huesos fuertes para lo que es fundamental mantener los niveles de calcio y fósforo.

En este punto radica uno de los principales beneficios de la vitamina D para el organismo ya que favorece la regulación de estos niveles de calcio y fósforo. Una deficiencia de Vitamina D en nuestro organismo se asocia a un mayor riesgo de distintas enfermedades potencialmente mortales.

Otra de sus mayores bondades es que puede proteger el organismo contra resfriados, gripes y otras infecciones respiratorias. Una investigación sobre 25 ensayos clínicos realizados en 14 países, algunos de los cuales dieron resultados contradictorios, demostró la prueba de la relación entre la vitamina D y la prevención de la gripe.

Los efectos son mayores en las personas que tienen bajos niveles de este nutriente, que se encuentra en algunos alimentos y es absorbido por el cuerpo cuando la piel se expone a la luz ultravioleta. Mucha gente, principalmente de países con climas fríos y nublados, no tiene suficiente vitamina D por la ausencia del sol.

La vitamina D protege contra infecciones respiratorias como la bronquitis y la neumonía, al aumentar los niveles de antibióticos en los pulmones. Analizando que los resfriados y gripes son más comunes en invierno y en primavera esto nos confirma que se debe a los bajos niveles de vitamina D debido a la época y también explica por qué esta vitamina protege contra los ataques de asma.

Durante años, los estudios científicos han defendido conclusiones opuestas sobre este tema. Algunos de ellos demuestran que las personas con niveles bajos de esta vitamina tienen más riesgo de sufrir fracturas óseas, enfermedades cardíacas, cáncer de colon, diabetes, depresión o Alzheimer. Para otros, no existe una prueba que corrobore este riesgo.

El nuevo estudio, realizado por los investigadores de una Universidad de Lóndres en base a una amplia muestra con 11.000 participantes, clarifica por qué los suplementos parecen funcionar en algunas pruebas y no en otras.

La conclusión arrojada por la investigación es que los efectos protectores de la vitamina D son más fuertes en las personas que tiene niveles más bajos del suplemento, y también cuando él  es suministrado a diario o cada semana, más que en dosis más espaciadas.