Padres van a enterrar a su hija con cáncer: Luego ella abre sus ojos y dice estas palabras que los sorprende!

La salud es lo más preciado que tenemos, no hay nada de lo que hagamos que tenga la importancia similar, puede sonar exagerado pero es que es la verdad, si no tenemos salud nada de lo demás importa ya que no podremos estar para poderlo disfrutar,.

Las personas por lo general no valoran lo que tienen hasta que lo pierden y lo mismo ocurre con la salud, a menos de que haya un malestar muy fuerte es muy raro que alguien se tome la molestia de confirmar de que su salud está en orden y que pueden hacer para mejorar.

Lamentándolo mucho, hay personas las cuales nacen con condiciones que sin importar lo que hagan, tienen una batalla muy fuerte por ganar, como lo es el caso de esta pequeña la cual le diagnosticaron cáncer desde pequeña, cuando veas lo que pasó quedarás en shock.

LA NIÑA QUE TENÍA LEUCEMIA DESDE LOS 4 AÑOS

Esta es la historia de Abby Furco, una pequeña la cual se le diagnosticó leucemia en el 2011 cuando tenía 4 añitos.

Incluso fue dada con 20% de probabilidad de sobrevivir por los médicos, por lo que le hicieron un trasplante de medula, tratamientos con quimioterapia y distintos proyectos con medicinas de prueba.

Llegó octubre del 2013 y las cosas parece que mejoraban, incluso tuvo un año fantástico ya que pudo disfrutar de su vida normal, iba a su colegio e incluso jugaba deportes. Sin embargo, al siguiente septiembre el cáncer volvió y peor que nunca por lo que le hicieron otro trasplante de médula en febrero de 2015, lamentándolo mucho 15 días después empeoró aún más ya que la médula empezó a atacar el propio tejido haciéndole daño.

Al siguiente mes sus riñones no daban mas así que la pusieron en cuidados intensivos, incluso, les dijeron a los padres que debían llevarla a diálisis ya que ni no, fallecería en 48 horas.

Los familiares esperaron lo peor así que se reunieron para despedirla, sorprendentemente la niña abrió los ojos y dijo “tengo mucho por vivir” dejando a todos los presentes estupefactos.

Los médicos estaban igual de sorprendidos, ya que en días semanas y meses empezaba a caminar y sentirse cada vez más fuerte, todo esto lo cuenta su madre Patty.

Aún se encuentra bajo tratamiento con distintos medicamentos, pero que no tenga que estar en un hospital como estaba anteriormente es algo milagroso.

¿Qué opinas de esta increíble niña? En septiembre cumplió 11 años y sigue más fuerte que nunca.

SI TE GUSTÓ ESTA HISTORIA RECUERDA COMPARTIRLA.