Prueba la famosa Dieta del Huevo Cocido para perder peso en sólo 2 Semanas.

Las dietas para adelgazar suelen tener mala prensa porque automáticamente nos hacemos a la idea de que vamos a pasar por un martirio de hambre y antojos. ¡Nada de eso!

Sabemos que hacer cambios radicales no es fácil, pero todo depende de las decisiones personales, la continuidad que queramos darle a nuestro camino hacia la buena salud y la ayuda que recibamos de todos los que nos rodean.

Los pensamientos negativos como el “no puedo” deben desterrarse y cambiarse por otros positivos que contengan la idea de que “voy a lograrlo”. ¡No te desanimes!

Si hicieras una lista de las razones para adelgazar y todo lo que obtendrías una vez alcanzado este objetivo, verías que es más lo que ganas que lo que pierdes, porque no se trata sólo de poder usar la ropa que nos gusta o que sigue colgada en las perchas hasta que bajemos de peso, sino que tiene que ver con cambios en los hábitos cotidianos que redundarán en mejor calidad de vida y en salud.

¿Te cansas subiendo una escalera? ¿Te cuesta agacharte para atar los cordones de tu calzado? Son pequeñas señales de alerta de que es hora de deshacernos de esos kilos que nos pesan y que van haciendo nuestra vida cada día un poco más sedentaria.

Encontrar el equilibrio en las dietas es muy difícil porque debemos entablar una “amistad” entre lo que nos gusta y lo que nos hace bien y “divorciarnos” de lo que nos gusta y nos hace mal.

Pero al mismo tiempo, queremos obtener resultados en poco tiempo y que nuestro esfuerzo se materialice en la pérdida de kilos.

Para un descenso rápido (no mágico) no hay nada mejor que las dietas hiperproteicas porque te mantienen saciado, alimentado y no te permiten consumir grasas e hidratos de carbono.

Cabe aclarar que no deben extenderse más allá de dos semanas, pero si estás buscando un descenso rápido en poco tiempo, esta dieta es una muy buena opción.

Las dietas hiperproteicas no necesariamente excluyen por completo los hidratos de carbono, pero sí deben reducirse todo lo posible para que sean realmente efectivas.

Una de las ventajas de esta dieta es que puedes tomarla como base y hacer los cambios que desees siempre y cuando conserves los parámetros indicados. Por ejemplo, si en una comida sugerimos consumir naranja, bien puedes cambiarla por mandarina o toronja (pomelo).

Vamos a compartir la dieta del huevo duro, que como sabemos, es un nutriente que encierra muchas propiedades y brinda una sensación de saciedad como pocos otros.

Dieta del Huevo Sugerida.

Semana 1.

Lunes:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: 2 porciones de patata dulce (batata/boniato) y 2 manzanas, preferentemente con cáscara.

Cena: 1 ensalada variada con trozos de pollo.

Martes:

Desayuno: 2 huevos duros y una fruta cítrica.

Almuerzo: Ensalada de verduras de hoja verde y trozos de pollo.

Cena: Ensalada de vegetales variados con 2 huevos duros y 1 naranja.

Miércoles:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: 2 fetas gruesas de jamón, 1 feta gruesa de queso bajo en calorías y 1 tomate.

Cena: Ensalada de vegetales variados con trozos de pollo.

Jueves:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: Ensalada de frutas variadas.

Cena: 1 presa de pollo cocida al horno o al vapor y 1 ensalada a gusto.

Viernes:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: Vegetales hervidos y 2 huevos duros.

Cena: Filete de pescado a elección a la plancha o al horno y 1 ensalada a gusto.

Sábado:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: Frutas a elección, libre.

Cena: Vegetales y 1 presa de pollo al vapor.

Domingo:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: 1 presa de pollo y vegetales al vapor con 1 ensalada de tomates.

Cena: vegetales al vapor.

Semana 2.

Lunes:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: 1 presa de pollo y 1 ensalada a gusto.

Cena: 1 ensalada variada con 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Martes:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: Verduras cocidas al vapor y 2 huevos duros.

Cena: 1 filete de pescado a la plancha y 1 ensalada variada.

Miércoles:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: 1 presa de pollo a la plancha o al horno y una ensalada variada.

Cena: 1 ensalada de vegetales con 2 huevos duros y 1 naranja.

Jueves:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: Verduras al vapor, 1 rodaja de queso con bajo contenido graso y 2 huevos duros.

Cena: 1 presa de pollo a la plancha o al horno y 1 ensalada variada.

Viernes:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: 1 ensalada variada con algunas sardinas.

Cena: 1 ensalada variada y 2 huevos duros.

Sábado:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: 1 presa de pollo al horno o a la plancha y 1 ensalada variada.

Cena: Frutas libres.

Domingo:

Desayuno: 2 huevos duros y 1 fruta cítrica.

Almuerzo: Vegetales al vapor con trozos de pollo.

Cena: Vegetales al vapor con trozos de pollo.

Una de las razones por las cuales esta dieta funciona es porque no contiene hidratos de carbono y muy poco glúcidos. ¡Pruébala!

Algunos consejos importantes para la dieta de huevo.

– Los horarios de la merienda pueden variar según las actividades de cada persona. Ingiera infusiones como té, café o infusiones de frutas o hierbas con edulcorante y una fruta.

– En el caso de los vegetales te recomendamos especialmente consumir pepino, col, apio, rábano, tomate, puerros, alcachofas, pimiento. Y en el caso de las frutas cítricos, sandía, manzana, frambuesa y arándanos.

– Bebe al menos 1 litro y medio de agua y de ser posible, 2 litros.

– Si bien recomendamos consumir pollo, también puedes reemplazarlo por pavo, carne de ternera y carne de cerdo.

– Evita comer mirando televisión. Esto te distrae y no te permite ni saborear la comida ni permite al cerebro procesar que está ingiriendo alimentos.

– Utiliza limón, vinagre, muy poca sal y una cucharadita de aceite de oliva para aliñar tus ensaladas.

– Practica algún deporte, realiza actividad física o dedícale unos minutos a una caminata diaria.

¿Qué obtenemos con la dieta del huevo?

Las proteínas están presentes en nuestra alimentación desde siempre, pero en este caso las hemos utilizado con un doble propósito: alimentarnos y bajar de peso.

Como beneficios secundarios también podemos contar:

– Dan sensación de saciedad.

– Fabrican músculo.

– Evitan la fatiga.

– Mejoran el metabolismo.

– Brindan bienestar.

– Levantan el ánimo.

– Aumentan la energía.

– Mejorar el funcionamiento de las hormonas.

– Refuerzan el sistema inmunológico.

– Refuerzan el sistema óseo.

¿Ya la probaste? ¡Cuéntanos tu experiencia!